'""'>

Seguidores :D

¡Sígueme por twitter! :D

Sígueme por correo :)

viernes, 2 de marzo de 2012

Te quiero.

- Helston (Inglaterra),, septiembre de 1854.
  Al filo de la medianoche acabó de dar forma a los ojos. Tenían una mirada perdida,, confusa y desconcertante. Sí,, aquéllos eran sus ojos,, coronados por una frente fina y pálida,, a pocos centímetros de una cascada de cabello negro.

  Alejó un poco el papel,, para valorar sus progresos. Era difícil dibujarla sin tenerla delante,, pero sabía que debía distanciarse de ella.

  Pero era imposible,, ella cada día se le acercaba más y a él le resultaba cada día más difícil alejarse. Por eso había decidido marcharse; no sabía a dónde,, pero lo único que importaba es que ella no le encontrase.

  Se inclinó de nuevo sobre el dibujo y suspiró. Ese trozo de papel era el único modo de poder llevársela consigo.

  Luego,, irguiéndose en la silla,, sintió aquel roce cálido y familiar en la nuca. Era ella. Su sola proximidad le hacía notar una sensación extraordinaria. Lo sabía sin tener que volverse,, ella estaba allí.

  Se levantó,, dejó el dibujo sobre la silla y se dio media vuelta: allí estaba.

  -Qué hacen aquí esas maletas?- Preguntó ella,, nerviosa.
  -Nada...
  -Vas a marcharte?
  -Sí.
  -Pues llévame contigo.- le espetó.

  Él se alejó,, incapaz de mirarla. Ella se iba acercando,, hasta que se detuvieron y ella le agarró la mano.

  -No te vayas.

  No pudieron aguantarlo más; él la acercó a su pecho y la abrazó. Empezó a sentir su camisa húmeda. Creyó que ella estaba llorando. Abrió los ojos: no estaba allí; se había vaporizado. Se arrodilló en el suelo y balbuceó:

  -Yo... te quiero.

1 comentario:

Archivo del blog